INICIO
ANTECEDENTES | OBRAS | ASESORIAS | CONVERSACIONES | PRENSA PUBLICACIONES | REPRESENTACIONES PARA VENTA
 

VOLVER

Conversación con Sergio D'Acuña Morris

Querida Carmen,

Abajo mis preguntas con breves introducciones, las que necesité expresar como parte de mis momentos de conversación con las obras:

Mientras miraba el Cristo, ese de gran formato, que cuelga sobre mi cama:

Cuando el colgado, elevado acosa divina, mira, me mira. Taciturno, mudo, insolente. Mira todo el tiempo.

Cuando el rayo potente lo atraviesa, lo hiere, lo divide, lo hace hombre…
Entonces, la tinta negra mancha ese papel virgen, lo desdibujaba con una lluvia atroz.

¿Qué podría decir este Cristo-Odin-Quetzalcoatl, desde esa cruz-árbol, cuando vuelva con nosotros o despierte de su sueño eterno?
Por unos segundos me inhibo ante tus afirmaciones tan sentidas y profundas Valoro infinitamente el que te hayas dado el tiempo para incorporarte a un dialogo con mis imágenes.

Cristo
Ese Cristo reúne todos los sufrimientos que el hombre ha plasmado a través de la historia.
Este Cristo tiernamente acoge las dichas que el hombre ha sentido.
Este Cristo mira plácidamente con tristeza como la humanidad no ha cambiado.
Este Cristo bendice a la humanidad y da gracias a su padre por haberle dado la posibilidad de mirar a los hombres desde las alturas.

La potencia de esta obra es magnífica. Es sobrecogedora. Vive y muere cantando al ritmo de las profundas voces del réquiem de Verdi, vuelve a su esplendor vital con las notas del segundo movimiento de la 9º de Beethoven.

¿Qué te hace ir al blanco y negro, qué significa la falta de color? ¿Acaso todos los colores reunidos se han confabulado con su propia ausencia?, ¿Qué suena en tu corazón cuando defines que la obra,no requieremás que luz y sombra? ¿Es la solemnidad del contenido la que te compele? ¿Los insolentes y sacrílegos colores, romperían el pontisdivino - terrenal?
Blanco y negro! Magnifica posibilidad que tenemos los artistas para expresarnos mediante estos valores. Me sometí a expresarme en blanco y negro, porque durante muchos años mi vehículo fue el color y fue un magnífico desafío!
Efectivamente el color estorba en la imagen sintética y elimina dramatismo a la expresión.

_______________________

Una tarde de invierno, en la que no pude sino soñar con una fantasía a cuatro estaciones (referido a la serie de grabados de tenues, delicadas amables notas cromáticas):

Cansado, el hombre tomó una silla, la tomó con fuerza, golpeándola contra el suelo; cansado estaba el hombre. Su cabeza daba vueltas, se perdía, desconocía su propia historia, no recordaba ni su misma persona. Años y años encima, recuerdos como polvo sobre su chaqueta,necesita sacudir.

La sutileza y elegancia de los colores, acercan cada una de las obras a la idea compartida de una delicadeza última. Permiten entrar a una dimensión calma y silente. La palidez de los tonos permiterespirarlos suavemente, como una invitación a sumergirnos en un tranquilizador espejo de agua, y de nada. Una vacuidad exquisita, llena de significado.

¿Es acaso, voluntaria y consciente,esta forma de plasmar tan sutilmente las ideas – emociones? ¿Cuánto antes del resultado final logras imaginar lo que vendrá? Cuando aprecias estas obras, ¿qué te producen?


Simplemente, cuando trabajo la estructura de la obra la diseño y luego enfrento la matriz, papel o tela y en el soporte desarrollo el resto  dando pie así a la espontaneidad y de esta manera la emocionalidad.
A veces destruyo lo que no me parece y luego de una corta o larga reflexión le pongo ropa a la estructura. En estos pasos hay razón y pasión a la vez. Lo difícil es darle la nota final, es aquí donde existe el peligro de sobre recargar la imagen.



Algunas preguntas comunes a tu trabajo:

Una vez me comentaste que no habías considerado una idea que expresé respecto a una de tus obras, pero que la creías original.

¿Qué tanto tus creaciones son tuyas y cuánto, de todo el resto? ¿Cuánto estas crecen con la comunicación de otros? ¿Qué tan a menudo te sorprendes cuando un observador comparte su visión de la obra contigo?
Cada imagen creada es en base a algo visto, o sea observo mucho, me documento y  transformo lo que retengo en mi mente, en mi retina.
En el fondo cada creación, de cada uno de los artistas es única. Incluso si copio o hago dos veces un cuadro, nunca va a ser igual al otro.
Una de las genialidades de los artistas es dialogar fluidamente con el público, hay algunos que logran establecer ese dialogo otros nunca. E incluso confieso que no estoy muy dotada en esta parte, me sorprendo cuando alguien comparte mi misma visión, me produce alegría el que una o varias obras sean empáticas con alguien.

Al crear, ¿eres completamente dueña del proceso? ¿experimentas alguna vez una suerte de ser parte de algo más o de dejar de ser tú por unos momentos? ¿Has sentido algún tipo de estado de comunión plena?
Normalmente cuando uno termina una obra y te sientes plena con el resultado sientes una satisfacción de difícil control, cuando la sientes que está muy bien terminada uno se pregunta si podrás sentir para una próxima vez lo mismo. Por lo tanto he experimentado cientos de veces ese estado.

Una vez terminado un trabajo, ¿sientes que una parte de ti queda en la obra? Si es así, esto resta un pedazo de tu corazón, sin embargo,lejos está de disminuirte, ¿es la creación artística una forma de multiplicación del alma? ¿es como dar a luz algo que viene de ti, pero que no es tuyo realmente?
Estas preguntando y contestándote  a la vez!

Hijos, así llamaste a tus obras durante una conversación. A los hijos se les tiene y se les educa mientras se les ama con los mejores deseos para su futuro. ¿Has sufrido por la separación de alguno de tus “niños”? ¿Preferirías mantenerlos a todos junto a ti?
La verdad que me asumo como una madre generosa,  entrego a mis hijos a quienes lo atesoren y cuiden. En realidad me pongo feliz.

 

VOLVER


Miguel Claro 190 depto 504
Providencia - Santiago
09-43 70 104
cvalbuenap@gmail.com